Mal sabor de boca en la gira por el Oeste

Nada hacía pensar que los cuatro partidos que disputaría Indiana por el Oeste fuese a acabar de esta manera, con tres derrotas consecutivas y más después de ganar en la cancha de Memphis Grizzlies, partido que inició la gira. Pero creo que lo que más duele de la gira es la forma en la que se perdieron los dos últimos partidos, más si cabe el de anoche que se disputó en Denver.

Hemos pasado de estar liderando la división Central y ser los terceros de la conferencia Este a colocarnos por detrás de Chicago Bulls y con Atlanta Hawks pisándonos los talones. Las tres derrotas nos han hecho mucho daño, y la vuelta a casa va a ser un bálsamo para el equipo. Pero analicemos un poco las derrotas, sobre todo las dos últimas ante Utah Jazz y Denver Nuggets, las cuales tienen bastante en común.

En ambos partidos, Indiana no jugó una gran defensa como viene siendo habitual en el campeonato, permitió a sus rivales pasar de los 90 puntos en los dos encuentros, dio muchas facilidades a la defensa contraria perdiendo muchos balones y permitiendo que le anotaran puntos fáciles al contrataque. También se vio situaciones de partidos muy parecidas, se comenzaría comandando el marcador, anotando con solvencia y mostrando la mejor cara del equipo. Pero en las segundas mitades el cambio de imagen hacía que, tanto Utah como Denver, consiguieran de manera fácil marcharse en el marcador alcanzado la decena de puntos de diferencia. Esto provocó que el equipo tuviese que hacer un gran esfuerzo para poder meterse en el encuentro nuevamente, Paul George y David West han sido los máximos anotadores durante la gira y después hemos tenido distintos protagonistas en los diferentes partidos como por ejemplo Lance Stephenson en el último ante los Nuggets donde alcanzó los 20 puntos (máximo en lo que va de temporada). Entre estos dos jugadores han conseguido que el equipo reaccionase en el último cuarto y consiguiese así igualar la contienda, pero en ambos casos fue nadar para terminar muriendo en la orilla, siendo quizás más sangrante lo ocurrido en el partido ante Denver Nuggets.

Y digo esto porque ante Denver teníamos la última posesión para vencer el partido, con empate a 101 en el marcador Paul George se disponía a jugarse el tiro definitivo y a mi juicio, en el robo de balon de Andre Iguodala existe fatal de éste a Paul, pero no sé pito. Con medio segundo por jugar sería el propio Paul George quien realizará una falta tonta a Andre, que anotaría uno de los dos tiros libres dando así la victoria a Denver. El pobre Paul se vio envuelto en estas dos acciones que marcarían el encuentro y deslucirían la gran actuación durante el mismo.

Ante Utah ocurrió más de lo mismo, el esfuerzo para poder llevar el partido a la prórroga de poco sirvió pues luego, en esos cinco minutos extras Al Jefferson hizo lo que quiso con la defensa de Roy Hibbert, se lo cmió por completo, dejando en evidencia la defensa en el uno contra uno de Roy, donde no es igual de bueno que en la de ayudas.

Así pues, tres derrotas que nos dejan heridos pero no es una herida de muerte, hay que intentar volver a la senda de la victoriay para ello tenemos tres partidos consecutivos en casa, el primero de ellos ante Detroit Pistons, los dos siguientes con rovales directos como son Miami Heat y Atlanta Hawks, es hora de demostrar que podemos salir de este pequeño bache y si lo hacemos con tres victorias, mejor.

FOTO: David Zalubowski

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s