El gran partido de David West no sirve para ganar a Philadelphia (109-106 OT)

Indiana Pacers buscaba asegurarse el tercer puesto de la conferencia Este, de ganar este partido sería suyo, sin embargo, el objetivo de Philadelphia era parecido pero distinto, ellos tenían la obligación de ganar para no tener el aliento de Milwaukee en su nuca, de hacerlo, la octava plaza la tenían casi asegurada.

La ventaja inicialmente fue para Indiana que parecía salir más enchufada y de la mano de David West que tuvo un comienzo muy acertado desde la media distancia liderando al equipo en anotación. Pero pronto Philadelphia impondría su ritmo en ataque y también conseguía limitar la ofensiva de Indiana que veía como se iba en el marcador (23-16). Andre Iguodala sería el encargado de comandar el buen juego en ataque de Philadelphia que con el paso de los minutos conseguía marcharse por más de 10 puntos ante la ineficacia del equipo de Frank Vogel que se estrellaba una y otra vez con la muralla defensiva de su rival, al final del primer cuarto la ventaja era amplia para los Sixers (34-23) y es que una vez más Indiana había dejado que su oponente anotase más de 30 puntos. Pese a mejorar en ataque, con un Paul George inspirado, la defensa seguía siendo floja y daba muchas facilidades a Philadelphia para seguir anotando y mandar en el partido. La vuelta de los titulares tampoco surgió efecto en defensa por lo que el partido seguía estando en el ritmo que Philadelphia imponía, pues se encontraba muy cómoda en ataque. Fue entonces cuando comenzó a relucir el talento de Paul George, quien con 13 puntos en el cuarto y junto con la ayuda de David West volvieron a meter al equipo en el partido con un parcial de 0-8 (51-46). Danny Granger no anotaría su primera canasta hasta el minuto final del segundo cuarto que pondría al equipo a un solo puntos, pero sería George Hill quien culminara la remontada tras coger un rebote ofensivo y lanzar casi sobre la bocina dejando a Indiana por delante (53-54) después de llegar a ir perdiendo por 13 puntos.

FOTO: The Associated Press

Philadelphia empezó muy fuerte el tercer cuarto con un enchufado Elton Brand, sin embargo, Indiana parecía no haber salido aún del vestuario y solo fue capaz de anotar uno de sus siete intentos a canasta en los primeros 4 minutos tras el descanso, esto hizo que Sixers se volviera a marchar en el marcador (65-57). Estaba siendo un calco este tercer cuarto al segundo, Philadelphia mucho más acertada en el tiro que Indiana y nosotros sin hacer una gran defensa sobre balón, ni cerrando el rebote ya que, se le estaba dando muchas segundas oportunidades a los Sixers. Andre Iguodala pondría la diferencia en +12 con un triple pero sería respondido rápidamente con dos buenas acciones de Indiana que se resistía pese a no estar haciendo un buen partido. Philadelphia afrontaría el último cuarto con una ventaja de 7 puntos (81-74) gracias a que Lou Williams cortó sobre la bocina un pequeña reacción en Pacers comandada por Collison y Barbosa. Y en este último cuarto aparecería Tyler Hansbrough y su lucha incesante, fue él quien contagió al equipo para poder acercarse en el marcador aunque no sería él quien acabara el partido, pues para estas tareas trajimos a David West quien se echó el equipo a su espalda en los últimos minutos, en una noche donde Danny Granger no estaba teniendo un buen partido en gran medida por la defensa de Andre Iguodala. En los instantes finales la defensa de Indiana subió muchos enteros y fue la artífice de poder empatar el partido. Lástima que Paul George no pudiera anotar esa canasta sobre la bocina, lo que provocó que el partido se fuera a la prórroga.

El tiempo extra no empezaba demasiado bien para Indiana que vio como Lou Williams conseguía una acción de 4 puntos al anotar el triple y tener además un tiro adicional por falta de David West, pero sería el propio West quien pusiera a Indiana por delante por primera vez desde el inicio del tercer cuarto. Cuando los Pacers lo tenían todo para poder hacerse con el partido llegaron los nervios, y Holiday ponía el 109-106 con 12 segundos por jugarse. Paul George mostró la inmadurez típica de un joven como él al no pedir tiempo muerto y dejar pasar los 5 segundos reglamentarios para sacar de banda, el balón era para Philadelphia. Aunque los Sixers insistían en no querer el partido porque George Hill fue capaz de provocar un salto entre dos para ganarlo y darle una nueva opción a Indiana de empatar pero Danny Granger no fue capaz de meter el triple salvador (noche aciaga la suya) y terminar así con la racha de 7 victorias consecutivas.

La tercera plaza aún no está asegurada, solo ganando el lunes ante Detroit o perdiendo antes Atlanta se conseguiría. Es una pena no haberse llevado esta victoria, porque a David West le hubiera gustado celebrar su gran partido habiendo ganado este partido, aún así, muy grande su actuación, superando por primera vez la treintena de puntos como jugador de Indiana. La derrota en si no es preocupante, lo que si espero que no sea nada es el golpe que se dio George Hill en su hombro que le obligó a volver a ponerse la protección con la que estuvo jugando tras su reaparición, sería ya demasiada mala suerte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s