Ridículo en el Madison Square Garden (100-115)

Jugar en el Madison Square Garden siempre es especial, y los partidos entre Pacers y Knicks son más especiales aún, todos recuerdan las series en los años noventa, Reggie Miller contra Patrick Ewing. Los tiempos han cambiado, la rivalidad de aquella época no parece ser la misma pero siempre queda algo en estos partidos. Indiana se juega seguir en esa cómoda 5ª posición mientras que New York está en su lucha por entrar en playoffs con Milwaukee Bucks, este partido es importante para ambos, además, lo tendremos por partida doble, porque mañana se repetirá este duelo en el Bankers Life Fieldhouse.

Indiana no salió todo lo centrada que debía en el primer cuarto y aunque los Knicks tampoco lo hicieron tardaron menos en despertar y ello le permitió marcharse rápido en el marcador y dejar atrás a unos Pacers que no eran capaces de anotar ante una defensa muy física de New York, algo que se veía reflejado en el emparejamiento entre Roy Hibbert y Tyson Chandler donde el ex de Dallas no le permitió nada a Roy que terminó con un 1/8 en tiros de campo. El cuarto concluyó con ventaja de Knicks (14-24) tras dos grandes canastas, una por bando, sobre la bocina, primero fue George Hill con un triple increíble y luego Baron Davis que cerraron así los primeros 12 minutos. Durante el segundo cuarto Indiana no fue capaz de bajar de los 10 puntos de diferencia, la defensa de Knicks estaba siendo asfixiante y no daba ni un solo metro de margen a Pacers que no sabían ya como atacar el aro, además, Granger y West estaban con tres faltas personales lo que les anuló durante el resto del segundo cuarto. Collison estaba siendo el mejor con 9 puntos pero su juego sigue siendo el de botar y botar para luego jugarse una entrada suicida que o bien acababa en canasta o en pérdida (llevaba 3), el equipo no estaba jugando el juego ofensivo que se vio ante Philadelphia y solo fueron capaces de repartir 4 asistencias en todo el primer tiempo, o cambiaban mucho las cosas en el inicio del tercer cuarto o el partido acabaría antes de tiempo. Al descanso, la ventaja era de +19 para New York (31-50) tras concluir con un triple sobre la bocina de Jeremy Lin.

FOTO: Associated Press

Si no escribiera nada sobre la segunda mitad entonces, adivinaríais que es lo que ocurrió, fue simplemente que Indiana continuó sin estar en el partido, New York hizo lo que quiso con ellos y fue un baño en toda regla. El único jugador que medio se comportó fue Darren Collison, precisamente el jugador que ha estado en boca de todos estos días en Indianapolis debido a que se pedía ya que fuera George Hill el titular y no él, digase de paso, que George Hill también estuvo bien dentro de la mediocridad del equipo. Sigue sin merecer un contrato decente Roy Hibbert, ha caido y no se si se le espera, vuelve a hacer la del año pasado, desaparecer, aun confio en que vuelva pero bueno, de momento sigue “missing”. En definitiva, partido penoso del equipo que fue finalmente maquillado por los menos habituales, difícil su tarea cuando se pierden partidos de esta manera, jugar los minutos, llamados de la basura, que nadie quiere jugar.

Mañana volveremos a vernos las caras ante Knicks, de momento, las palabras de Granger tras el partido ante Philaldephia han salido caras, “ahora tenemos dos partidos ganables ante Knicks”, el primero desde luego no lo ha sido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s