Indiana devuelve la paliza a Orlando en su casa (106-85)

No se si recuerdan este partido ante Orlando donde perdimos de paliza en el Bankers Life Fieldhouse (83-102), espero que sí, porque anoche fue el turno de Indiana de tomar cartas en el asunto, y vaya si lo hizo, pese a un primer tiempo irregular en la segunda mitad se impusieron de manera clara, el banquillo estuvo increíble con un gran George Hill y un Louis Amundson que realizó su mejor partido. Se dominó el rebote en defensa y en ataque lo que permitió bastantes puntos de segundas oportunidades, se anotó de manera fácil gracias a los puntos de contraataque (11 robos de balón) y en general se hizo un gran partido que significó la victoria del equipo ante Orlando Magic.

Primeros minutos donde Dwight Howard ya comenzaba a mandar y donde veíamos que Roy Hibbert iba a tener muy difícil anotar cerca de la zona, pues Howard no le daba ni un solo centímetro cada vez que se jugaba el uno contra uno. Así que comenzamos a jugar desde el perímetro y sería Danny Granger en tomar la responsabilidad, quizás abusando del tiro exterior que comenzaba a no entrar. Orlando se fue en el marcador pero Indiana subió un punto en defensa e hicieron que los Magic perdieran balones y en los contrataques anotáramos con facilidad. Collison fue importante en este aspecto que presionaba sobre Chris Duhon haciéndole perder un par de balones, las pérdidas estaban haciendo estragos en Orlando. En el segundoc uarto la dinámica fue la misma, pero ahora el banco de Indiana se estaba imponiendo al de Orlando, George Hill, salió como un toro y anotó 8 puntos de formá rapida dándole a Indiana las primeras ventajas pro encima de los 10 puntos, parecía que Pacers tenía controlado el partido y transcurria con tranquilidad, se llegó a tener 15 puntos de ventaja y fue entonces cuando Orlando comenzó a defender más fuerte y a estar más acertado, jugando mucho desde el exterior con un Ryan Anderson que parecía tenernos tomada la medida y un Dwight Howard que estaba haciendo lo que quería por dentro en la zona. La ventaja fue menguando hasta que Orlando se puso por encima, parecía increible que en un mismo cuarto se pudiera ver lo que había sucedido, un partido que se tenia controlado pasó a manos del rival en un abrir y cerrar de ojos, en ataque Indiana había olvidado nuevamente mover el balón y eso le estaba costando verse por detrás en el marcador cuando llegó el descanso.

FOTO: Yahoo Sport

Tras el descanso Indiana volvió a los buenos hábitos, movimiento de balón en ataque y defensa más dura que hicieron darle la vuelta al marcador en los primeros dos minutos de tercer cuarto. Granger y West tiraban del equipo, Danny se había convertido en el máximo anotador del equipo mientras que West comenzaba a dar mayor anotación interior que con la ausencia de Roy Hibbert estaba siendo muy necesaria. El control volvía a ser de Indiana, Collison manejaba al equipo y buscaba siempre la mejor opción del ataque, Paul George anotaba dos triples de manera consecutiva para volver a darle 15 puntos de ventaja, una vez más. El tercer cuarto finalizaría con una acción de 2+1 de Tyler Hansbrough que dejaba a Indiana con +12 en el marcador (82-70). Siendo sinceros, pensaba que esta ventaja que teníamos se nos iba a volver a escapar, lo ocurrido en el segundo cuarto temía que se repitiera, pero nada más lejos de la realidad, el control del tempo del partido era nuestro, no dejamos entrar a Orlando que no sabía como atacarnos si no eran balones a Howard, que estaba haciendo sus números pero el resto de compañeros estaban perdidos, además, Dwight no estaba nada acertado desde la línea personal lanzanado “piedras” cada vez que acudía a la linea lo que hacía más fácil si cabe su defensa, aunque nuestros interiores estuvisen cargados de faltas. En ataque seguíamos moviendo el balón con fluidez y las canastas venían solas, Granger estaba realizando (tragando mis palabras del inicio de partido) un partido soberbio y junto a West fueron los mejores del equipo. A falta de 3 minutos para el final el marcador era claro y los dos equipos metieron en cancha a los menos habituales a sabiendas de que todo estaba decidido.

Así pues, partido ganado, dominando en muchas fases del partido y lavando la cara vista en el Boston Garden, en esta gira se ha ganado en dos plazas muy complicadas como son Chicago, Los angeles y Orlando, dando muestras de que los rivales deben empezar a tomarnos en serio porque somos un grupo que está haciendo las cosas muy bien. Esta serie de 7 partidos con 6 fuera de casa ha acabado con un balance positivo, 4 victorias (todas fuera) y 3 derrotas (perdimos en casa ante Orlando, precisamente), no está nada mal y para la moral del equipo viene estupendo. El siguiente partido será en casa ante New Jersey Nets el próximo martes, rival asequible en principio y donde podremos ver las camisetas retro que vestirán los jugadores de Indiana Pacers.

Un comentario en “Indiana devuelve la paliza a Orlando en su casa (106-85)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s