Indiana hurga en la herida de Lakers ganando en el Staples (98-96)

Un primer cuarto para olvidar, nada salía a Indiana en los primeros minutos del partido, salieron adormecidos y no conseguían hacer su juego. El rebote ofensivo estaba siendo mortal y Lakers se aprovechaba de ello para poder marcharse en el marcador. Kobe Bryant comenzó a dar su recital, cuando dije que unos Lakers con dos derrotas consecutivas podrían ser peligrosos me refería a esto mismo, a tener un Kobe hipermotivado que enchufara cada una de sus acciones. el mal juego de Indiana, con un Granger con el punto de mira desviado, hacia que Lakers tomará desde un inicio sus mayores ventajas sobrepasando los 10 puntos. Lo mejor que pudo ocurrir fue el final de esos 12 minutos en los que a los jugadores de Pacers nada salió. Dígase de paso que uno notaba que estaba jugando en el Staples ante Lakers por el arbitraje, son pequeñas cosas, pero se nota, faltas de contacto en un lado que no lo son en el otro, doble rasero … pero uno sabe de antemano lo que le espera cuando va a Hollywood. Y creo que eso fue lo que sucedió durante el segundo cuarto, Indiana se metió en el partido gracias a demostrar de lo que es capaz, movimiento de balón buscando siempre al compañero con la posición más clara de tiro, David West tomaría el mando en este segundo cuarto y se estaba convirtiendo en el mejor, si en el anterior partido llegó a su mejor anotación con 18 puntos, parecía que en este lo iba a superar porque se estaba encontrando muy cómodo, no se porqué, pero jugar frente a Pau siempre se le ha dado bien. La cuestión es que en este segundo cuarto se comenzaron hacer las cosas bien, se cerró el rebote, se defendió mejor aunque Kobe seguía a lo suyo y era prácticamente imparable, pero eso era una lucha que no debía preocupar a Indiana, kobe iba a hacer sus tiros, lo importante es parar la aportación del resto de jugadores de Lakers. Un triple sobre la bocina de David West (el primero de la temporada) puso a Indiana a solo tres puntos antes del descanso (49-52) y dejando muy buenas sensaciones, ahora debía de salir centrado en la segunda mitad y no dejar que Lakers se fuera nuevamente en el marcador.

Y así fue, Indiana salió de los vestuarios enchufadísimos, con tres triples (uno de Paul y dos de Granger) se pusieron por delante en el marcador después de mucho tiempo, volvía a estar en el partido que era lo primordial en esos primeros instantes de la segunda mitad. La igualdad reinó durante el tercer cuarto y el acierto exterior comenzó a ser patente, los triples entraban, George Hill saliendo desde el banquillo fue otro jugador que conseguía anotar fácil, el perímetro estaba funcionando y haciendo mucho daño a los hombres exteriores de Lakers, importante porque por dentro, los angelinos eran quienes se imponían. Kobe anotaba, eso no se podía parar y precisamente una canasta suya sobre la bocina fue la que cerró el tercer cuarto dando así la ventaja a Lakers (77-78). El último cuarto nos daría al vencedor de este partido que desde el segundo cuarto se puso muy interesante con un marcador con continuos cambios de líderes, David West hizo una gran primera mitad pero en este segundo tiempo estuvo menos participativo, por contra, Roy Hibbert fue el centro de atención de los ataques de Indiana, por el pasaba cada balón y siempre se sacaba algo positivo, o bien canasta o bien asistencia del gigante de Pacers. Los últimos dos minutos serían intensos, Lakers tenía una ventaja de 4 puntos pero fue reducida rápidamente entre Hibbert y Collison. Un lanzamiento que erró Pau dio la posibilidad a Pacers de ponerse por delante y así fue. La doble defensa sobre kobe obligó a que el tiro decisivo para Lakers se lo jugará Derek que intentó penetrar a canasta pero se encontró con la oposición de Hibbert, lanzó pero no tocó ni aro y Bynum no pudo hacerse con el rechace, que salió por el fondo de la pista siendo bola para Indiana. Collison, quien realizó un gran partido, fue a la línea de personal y no perdonó. La ventaja era de tres puntos para Indiana y obligaba a Lakers a jugarse el triple, fue Kobe quien lo intentó pero en esta ocasión salió cruz y el partido lo remataría Danny Granger desde la línea de tiros libres, dando una importante y meritoria victoria a Indiana.

Termina así pues, la gira por el Oeste con la sensación de que podría haberse conseguido un pleno de no haber sido por el final del partido en Sacramento, pero nos podemos dar con un canto en los dientes, el inicio de gira no fue bueno pero ha terminado de una manera excepcional. Nos colocamos con 11-4, terceros de la Conferencia, ni en los mejores pronósticos nos hubieran colocado donde estamos, asi que toca disfrutar del momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s