La pillería de West nos salva del ridículo en Toronto (95-90)

A priori, Toronto Raptors sin su mejor anotador Andrea Bargnani, debería ser un partido sencillo o al menos, no muy complicado, pero ni mucho menos fue lo que se encontró Indiana en el Air Canada Center. Toronto estuvo por delante en el marcador la mayoría del tiempo pero en el final del partido, David West salvo los muebles tanto en ataque como en defensa con una pillería que gracias a ella terminó por hundir a los Raptors.

Si un partido se comienza con 4 pérdidas en apenas 4 minutos de partido pasa lo que le pasó a Indiana, que se vió con un marcador muy cuesta arriba nada más empezar el partido (2-11), malos ataques, pérdidas absurdas y malos tiros que fueron aprovechados por Toronto que estuvo muy inteligente en su juego buscando a DeMarr DeRozan en ataque que era quien mejor estaba respondiendo. El tiempo muerto pedido por Vogel no sirvió de nada, el equipo seguía dormido y DeRozan estaba haciendo unos primeros 8 minutos perfectos que lo colocaban como el máximo anotador del partido con 14 de los 21 puntos de su equipo. George Hill pondría un poco de cordura al juego de Pacers y con 5 puntos consecutivos llevó la calma pese a que la desventaja aún era de 10 puntos (13-23). Pero en el final del cuarto se volvió a cometer los mismos errores, malas defensas y selecciones de tiro que hicieron que Toronto tuviera más de 10 puntos antes de iniciarse el segundo cuarto (15-27). Cuando un equipo tiene 10 pérdidas y aún no ha transcurrido ni 18 minutos es que algo falla en el equipo, el que, nadie lo sabía, pero el equipo estaba realizando su peor partido desde que empezó la temporada. La ventaja de Toronto llegó hasta los 16 puntos (24-40) después de un aley-oop de Jose Calderón a James Johnson que puso en pie a todos los aficionados que estaban presentes. Cuando menos se esperaba, la reacción de Indiana se produjo, se mejoró en defensa y Paul George y Collison bajaron la diferencia hasta los 8 puntos (32-40). Y con el descanso llegando, lo que era una buena noticia para Indiana, llegó la tontería del día, Granger realiza un gran tapón a Ed Davis y se le queda mirando desafiante lo que le cuesta la técnica, la cual era la segunda por lo que se tuvo que ir del partido dejando tirado al equipo. Con este paronama los equipos se fueron a los vestuarios y después de lo visto, lo mejor era el resultado, solo se perdía por 40-45 pero la segunda mitad la jugaríamos sin Danny.

La salida de los vestuarios fue mejor que la del inicio de partido, aún así el juego seguía siendo muy pobre por parte de Indiana que no conseguía ponerse por delante del marcador. Toronto volvería a conseguir una diferencia de 10 puntos pero poco a poco y partiendo desde la defensa se fue recortando hasta los 3 puntos (57-60), el partido estaba siendo malo pero se mantenían en él. Cuando el ataque no funciona, solo queda defender, el ter cuarto fue muy poco vistoso, nada dinámico, con un juego de ambos equipos que aburriría a cualquiera, en ese juego, Indiana supo meterse, amoldarse y consiguió igualar el marcador (65-65) antes de iniciarse los últimos 12 minutos de partido, ningun jugador estaba destacand, si acaso un George Hill que con Granger fuera del partido tomó los galones en ataque y con 15 puntos era el máximo anotador del equipo. Este último cuarto no pudo empezar mejor para Indiana que con una canasta de Geroge Hill tomó la delantera en el marcador por primera vez en el partido, pero Toronto se encargaría en el siguiente ataque de deshacer, el partido se estaba trabando con el paso de los minutos, muchas faltas, interrupciones que hacían que se estuviera alargando más de la cuenta. Se llegó a minutos en los que se alternaban el liderazgo en el marcador, la igualdad era patente y solo una genialidad de uno de los jugadores sobre la pista podría decantar que se fuera la victoria para uno u otro equipo. A falta de 1 minuto, David West tuvo la sangre fría para poner por delante a Indiana (90-88) y deshacer el décima empate en lo que iba de partido, el nerviosismo se notaba en ambos equipos y los tiros libres estaban resultando, como cada que se llega a estas situaciones, decisivos. Amir Johnson empataría y tuvo la opción de poner por delante a Toronto con un tiro libre que erró, faltaban 32 segundos y había tiempo para dos posesiones. El balón sería para West quien recibiría la falta personal e iria a la linea de personal anotando uno de los dos tiros libres pero en el rebote, Paul George palmeó el balón y Hansbrough cogeria el balón recibiendo inmediatamente la falta persona, anotaría los dos y daba una ventaja de 3 a Indiana a falta de 14 segundos. No sé si intencionado o no, diria que si, West hizo personal a Jamal Magloire quien no se llevaba muy bien con eso de tirar tiros libres, falló los dos y entre Hansbrough y George capturaron el rebote. Tras el tiempo muerto, Darren Collison anotaría los dos tiros libres tras la falta de Calderón dejando una ventaja insalvable (95-90) para los escasos 12 segundos que restaban.

Victoria de las que no se merecen por el juego mostrado pero que ayudan y mucho, para la moral del equipo, se ganó desde la defensa este partido, que ha sido larguísimo, cerca de 3 horas debido a las continuas interrupciones, con esta son ya 8 victorias que nos dejan muy bien colocados en la clasificación. Mañana partido importante en casa ante Boston Celtics, que pueden que lleguen heridos pues a las 3:51 de la madrugada caen en casa 63-50 ante Chicago.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s